Descanso y recuperación

Descanso y recuperación

La trinidad para estar en saludable y en forma se conforma de: buena alimentación, plan de entrenamiento y recuperación. El descanso y recuperación es primordial para tu cuerpo y para tu mente, no descansar correctamente es perjudicial para tu salud y estancará tus progresos en la búsqueda de tu cuerpo ideal.

Uno de los aspectos más subestimados, y sin embargo más importantes, de cualquier programa de entrenamiento es la fase de recuperación o el descanso. Es muy común que como recuperarte, descansar, significa “no entrenar”, “dormir”, “inacción”, sientes que ese “no hacer nada” no es importante o no representa ganancia para ti, pero realmente durante esta etapa de inacción tu cuerpo tiene la oportunidad de repararse, hacerse más fuerte, y poder enfrentar el próximo entrenamiento.

Cuando entrenamos, nuestros músculos trabajan para cumplir con las exigencias que le presenta el entrenamiento. El objetivo del entrenamiento es en parte, dañar un poco el músculo, es decir, cuando lo sometemos al estrés del entrenamiento ocurren microroturas en las fibras musculares creadas por las contracciones musculares, para llevar a cabo estas constracciones los músculos usan su energía (glucógeno muscular) y se empiezan a fatigar.

La recuperación empieza una vez terminas de entrenar, debes comer (en este caso lo ideal es carbohidratos acompañado de proteínas) para ayudar a reponer las reservas de glucógeno. El cuerpo empieza el proceso de reconstruir y reparar esas microruturas. En este proceso de reparación tu cuerpo se hace más fuerte de lo que era originalmente. Así es como funciona el entrenamiento, el músculo se rompe para reconstruirse y hacerse más fuerte y resistente para poder resistir más la próxima vez. El descanso es primordial para este tipo de progreso.

El tiempo de descanso y recuperación también es esencial porque sin él empezarás a experimentar una reducción en tu desempeño, te sentirás más cansado de lo habitual, no estarás preparado para manejar el estrés de otro entrenamiento y serás más propenso a lesionarte.

Dormir es una de las mejoras formas para descansar y darle tiempo al cuerpo de recuperar de las demandas físicas y mentales a las que lo has sometido. Asegúrate de dormir suficiente, 8 horas cada noche es lo que se recomienda generalmente. También es bueno relajarse escuchando música o leyendo, algo de inactividad que relaje tu cuerpo y tu mente. Y por último, no entrenes de lunes a lunes, es muy importante que entrenes solo 5 días a la semana (máximo 6), debes tener por lo menos un día de descanso en el que la actividad física quede prácticamente en el último plano. El ejercicio es excelente, pero, como todo en esta vida, todo en exceso es malo.

Sin comentarios

Publicar un comentario